La alimentación y la agricultura mundiales están ante un “maremoto corporativo”, advierte un nuevo informe

  • Las corporaciones están asumiendo el control de la tecnología alimentaria, los datos agrícolas y los organismos multilaterales de la ONU, según el informe.
  • Las sociedad civil y los movimientos sociales podrían combatir esas tendencias: impulsar la resiliencia post-pandémica, reducir las emisiones GEI de la agricultura en 75% y redirigir 4 billones de dólares hacia alimentación y agricultura sustentables.

30 de marzo 2021 - El futuro que planean los gigantes de la agroindustria podría acelerar el deterioro ambiental y poner en peligro la seguridad alimentaria de miles de millones de personas, según el nuevo informe de IPES-Food y el Grupo ETC.

“Estamos frente a un parteaguas corporativo. La Cumbre sobre Sistemas Alimentarios de la ONU, que ocurrirá en seis meses, podría promover políticas que forzarían a millones de personas a abandonar sus tierras y pondrían nuestra seguridad alimentaria a merced de procesos de alto riesgo, controlados con Big Data e inteligencia artificial”, advirtió el autor principal, Pat Mooney.

“Sin embargo, se están movilizando agricultores, campesinos, trabajadores de la alimentación y sus aliados en defensa de sus espacios y medios de subsistencia, de formas novedosas. Estas movilizaciones, incluso en respuesta a la propia Cumbre, podrían detonar un movimiento de largo plazo que transforme el sistema alimentario los próximos 25 años.”

El estudio advierte de las amenazas específicas que se ciernen sobre la agricultura, la seguridad y la soberanía alimentarias si los planes de la agroindustria llegan a materializarse:

  • La inteligencia artificial rediseña los ecosistemas. El avance de tractores robóticos y drones va tan rápido como lo permiten las infraestructuras digitales. Millones de habitantes de zonas rurales serán obligados a emigrar a zonas urbanas.
  • Los alimentos —y ahora también los datos sobre la alimentación— son valiosos activos estratégicos. Es inminente una nueva ola de acaparamiento de tierras, océanos y recursos.
  • Los más poderosos gobiernos y empresas se aprestan a controlar el suministro de alimentos a través de vastos corredores económicos. Las largas y complejas cadenas de suministro mundiales serán más vulnerables a las pandemias, el cambio climático y la congestión de los puntos críticos para el intercambio comercial.
  • La “híper-persuasión” aumenta: los datos de las transacciones cotidianas (que pueden obtenerse de las plataformas digitales y de los servicios automatizados de comida) se combinan cada vez más con la información recopilada en línea para manipular los hábitos alimentarios de las personas de una forma nunca antes vista.

“Se están entregando las llaves del sistema alimentario a las plataformas digitales y nubes de datos, a las empresas de capital privado y los gigantes del comercio electrónico. Éste es el futuro distópico de los alimentos y del planeta, a menos que la sociedad civil y movimientos lo combatan”, dijo Mooney.

Lim Li Ching, de la Red del Tercer Mundo, investigadora en sistemas alimentarios y colaboradora del informe, añade: “La sociedad civil y los movimientos sociales debemos pensar con décadas de antelación. Debemos estar preparados para las colisiones que asoman en el horizonte. Ni las acciones a corto plazo ni la planificación a largo plazo pueden esperar.  Por eso necesitamos un movimiento de largo plazo por la alimentación”.

El informe expone una serie de estrategias para construir sistemas alimentarios sustentables en los próximos 25 años. Se calcula que, unida, la sociedad civil podría forzar un viraje de la cadena alimentaria industrial a la soberanía alimentaria y la agroecología hasta por 4 billones de dólares. Esto incluye 720 mil millones de dólares en subsidios que se destinan a la producción masiva de agroexportaciones (commodities) y hasta 1.6 billones de dólares en ahorros en atención a la salud, si se acaba con la comida chatarra. Estas acciones en conjunto podrían reducir 75% de las emisiones contaminantes del sistema alimentario.

Algunas de las estrategias clave son:

  • Fortalecer a los productores de alimentos en pequeña escala con los fondos que ahora se destinan a subsidiar a las commodities y a financiar investigación y nichos de innovación agrícola.
  • Apoyar las cadenas de suministro cortas y los mercados territoriales: En 2045, hasta 50% de los alimentos vendría de cadenas de suministro locales y regionales, y hasta 80% de las poblaciones con mayores recursos económicos asumirían un vegetarianismo flexible.
  • Gravar con impuestos la comida chatarra, los tóxicos, las emisiones de CO2 y los ingresos de las multinacionales.
  • Adoptar medidas de seguridad alimentaria para emergencias, que primen sobre las normas comerciales y de propiedad intelectual.
  • Garantizar que la hambruna, la malnutrición y la degradación ambiental se consideren violaciones criminales que puedan juzgarse internacionalmente. 
  • Defender el multilateralismo consolidando la reforma del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la ONU.

_______________________

Nota para los editores:

El Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sustentables (IPES-Food) es un grupo independiente de expertos cuya misión es promover la transición hacia sistemas alimentarios sustentables en todo el mundo. El Grupo ETC (Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración) trabaja para abordar las cuestiones socioeconómicas y ecológicas que rodean a las nuevas tecnologías y que podrían repercutir en las personas más pobres y vulnerables del mundo.

Consultas de medios / entrevistas a expertos:

Mathieu Carey | IPES-Food | Email: mathieu.carey@ipes-food.org | Tel: +32 (0) 456 21 69 21